Podemos introducir especies vegetales allá donde la jardinería “tradicional” no llega.

Utilizando especies autóctonas adaptadas a cada ambiente, por duro e inhóspito que sea, podemos crear espacios ajardinados, desde el mar -incluyendo bajo el agua- a la alta montaña; desde suelos arenosos, pasando por suelos encharcados, terrenos duros o demasiado calizos o demasiado ácidos

Si tiene un jardín a primera línea del mar, o en una zona encharcada y sus plantas se mueren con demasiada frecuencia, o no tienen el aspecto que deberían tener, no dude en consultarnos sobre las posibilidades de mejorar su jardín.